Los parques nacionales preparan su reapertura, por fases y en acuerdo con los destinos donde se encuentran

0

P. N. Talampaya

La Administración de Parques Nacionales (APN) se dispone a reabrir a la actividad turística las áreas protegidas a su cargo, mediante acuerdos de bioseguridad con las autoridades de los destinos donde se encuentren. Con ese fin, la APN distribuyó una serie de directrices para aplicar a en todos sus parques y reservas, que permitirán el retorno de los turistas en varias etapas.

En la primera fase, sólo se permitirá el ingreso a parques y otras reservas a residentes locales y regionales, para pasar luego, según la evolución de la pandemia y las disposiciones legales vigentes, a la instancia siguiente, en la que podrán acceder visitantes de todo el país, en tanto el acceso de extranjeros estará supeditada a su posibilidad de ingreso al país.

Las peticiones de reapertura y sus modalidades deberán ser consensuadas con los Comités de Emergencia (COE)  locales, si fuera necesario, o con las provincias., tras lo cual se girará una solicitud al Director Nacional de Operaciones DNO), acompañada por la validación de la autoridad sanitaria provincial. El DNO cursará las consultas y solicitudes que correspondan y luego podrá emitir una disposición para la reapertura del área protegida.

Para entrar a una fase de mayor apertura, el intendente del área protegida «deberá elevar un informe circunstanciado para consideración de la Dirección Nacional de Operaciones. El DNO cursará las consultas y solicitudes que correspondan y, a posteriori, si fuera procedente, emitirá una Disposición autorizando el paso de la Fase l a Fase II«, señala el texto.

INSTRUCIONES

P. N. Los Glaciares

Las directrices establecen que, en general, en las áreas de atención directa al turista «de ser posible, se recomienda la colocación de mamparas en mostradores, que mantengan una separación entre el visitante y la persona que lo asiste garantizando la provisión de alcohol en gel«.  Si es inevitable formar filas, «se deberá asegurar que se cumpla con distanciamiento social preventivo, de uno o dos metros de distancia«, agrega. En sala de espera, se deberá fijar una capacidad limitada de personas y disponer asientos para que se respete ese distanciamiento y, para a venta de entradas se indica la compra anticipada online, a fin de evitar que se formen filas.

Además de «evitar ingresar al área protegida en caso de presentar síntomas similares a una gripe, como fiebre, cansancio y tos seca, así como dolores musculares, congestión nasal, dolor de garganta o diarrea», instruye a los concesionarios y permisionarios a «contar con protocolos de seguridad y prevención para su funcionamiento en contexto de Covid-19, los cuales deberán ser comunicados a la APN, para su registro y resguardo».

Para la reapertura de los parques  y otros espacios a cargo de la APN, «toda vez que se empiece a flexibilizar el aislamiento social, preventivo y obligatorio, se sugiere considerar las dos fases preestablecidas, las cuales podrán variar dependiendo las particularidades de cada área protegida».

Para la apertura de sanitarios, estos deberán estar en buenas condiciones, se deberán evitar filas y aplicar los protocolos de limpieza correspondiente. Si el área turística tiene un acceso único, se deberá definir la cantidad máxima de visitantes que podrán ingresar o «definir la capacidad de carga máxima de las áreas de uso público a habilitar», precisa.

ACTIVIDADES

P.N. Iguazú

Durante la Fase I la habilitación se limitará a senderos para caminatas, para ciclismo o mountain bike; accesos a lagos para de kayacs y embarcaciones particulares, así como para la pesca, además de otras prestaciones de servicio turístico que involucren actividades con poco número de gente. 

En la Fase II se habilitarán excursiones y prestaciones de servicios turísticos, considerando su funcionamiento al 50% de su capacidad, lo que se podrá aumentar en la medida que sea considerado seguro. También abrirán los centros de esquí, tras un evaluación con la asociación de guías de montaña, club andino y prestadores, entre otros.

Si la jurisdicción habilita todas las actividades generales, podrán abrir alojamientos, cabañas, hosterías y campings, ademas de los servicios gastronómicos. En todos los casos, advierte, «el acceso será regulado y se deberán aplicar los protocolos de seguridad y prevención ante Covid-19 correspondientes, que surjan de los COE locales, cámara de turismo, cámara hotelera, áreas de gobierno de turismo nacional, provincial y municipal, áreas bromatológicas».

El extenso documento aclara que “la salud y seguridad de los visitantes, trabajadores, pobladores, concesionarios y permisionarios, es una prioridad», por lo que «todas las decisiones a ser adoptadas se deberán realizar considerando este precepto». Los Intendentes de las áreas protegidas «tienen la facultad de modificar las actividades y operaciones de funcionamiento, y administrar la reapertura de las mismas, en función de la evolución de la pandemia por Covid-19, respetando las directivas establecidas a nivel nacional, provincial y municipal».- (CsM)

Share.

About Author

Comments are closed.