Ezeiza abrevalijasUna banda de «abrevalijas» fue desbaratada en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, tras seis meses de investigaciones que determinaron que los delincuentes detectaban la presencia de dinero u objetos de valor a través de los escaners de seguridad de los equipajes, tras lo cual abrían las maletas en una zona ciega de las cámaras de seguridad, para sustraer esos valores y volver a cerrarlas. Según lo informado este martes por las autoridades policiales y judiciales, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detuvo durante el fin de semana a 14 presuntos miembros de la banda, entre hombre y mujeres.

En 13 allanamientos realizados en viviendas vinculadas a los detenidos, los detectives hallaron lo que sería el botín: dinero en efectivo, joyas, perfumes, teléfonos, cámaras y otros dispositivos electrónicos. Los arrestados eran empleados de la empresa de seguridad GPS, contratada por Aerolíneas Argentinas (AA) para sus vuelos a Estados Unidos, que se encargaba del último escaneo de seguridad previo a la carga de equipajes en las bodegas, luego del realizado por la PSA.

La banda  actuaba en la Terminal C del aeropuerto Ministro Pistarini y la única empresa afectada por el accionar delicitivo fue AA, que en septiembre de 2016 registró en Ezeiza faltantes en los equipajes de cinco pasajeros, quienes hicieron las denuncias respectivas. Ezeiza terminal CLos casos fueron unificados en el Juzgado Federal de la comuna bonaerense de Lomas de Zamora, que dio inicio a la investigación.

Debido a que el robo se concretaba en una zona ciega de las cámaras y que utilizaban los carros transportadores para ocultarlas de estos registros, además de contar con cómplices «campana», no se podían obtener pruebas determinantes ni  descubrirlos in fraganti. No obstante, durante varios meses se intervinieron los teléfonos de los sospechosos, a quienes se escuchaba hablar de la venta de productos, y en sus cuentas de sitios de ventas online aparecía mercadería del tipo que podía haber sido sustraída de una maleta de turista.

Este fin de semana, el juez Federico Villena concurrió al centro de control de GPS, y aunque a través de las cámaras no pudo ver el momento del delito, pero sí actitudes sospechosas con una valija cuando era desviada de su ruta normal. De  inmediato, el magistrado intervino con personal policial e hizo ubicar a la dueña del equipaje, quien constató que había sido revuelto aunque no pudo precisar si la robaron; los sospechosos fueron revisados y uno de ellos tenía en su poder unos anteojos y un reloj de la pasajera. 

A partir de esa prueba se concretaron los allanamientos en ocho localidades de la zona sur del Gran Buenos Aires -donde se encuentra el aeropuerto-, tras lo cual los sospechosos fueron detenidos e indagados y, según fuentes judiciales, dos de ellos serían los líderes de la organización, a quienes como tales podrían caberles penas de hasta 10 años de cárcel.  El expediente destaca el riesgo de estas maniobras, que además del robo dejan al descubierto la posibilidad de colocar algo ilegal o peligroso dentro de las valijas de los pasajeros en vuelo.- (CSM)

 

 

Share.

Leave A Reply