La tradicional fiesta de Reveillon con que la ciudad de Rio de Janeiro celebra la llegada del Año Nuevo con un singular show de fuegos artificiales que convocaba a millones de personas en sus playas en un gran festejo popular, retornará para recibir al 2022 tras la cancelación de su última edición debido a la pandemia de coronavirus. El festejo se hará en el marco de medidas de prevención fitosanitaria, entre ellas la cancelación de los espectáculos artísticos en diversos puntos de la costa y sin concurrencia masiva a la playa.

La habilitación se logró este martes, mediante un acuerdo entre el prefecto (intendente) carioca, Eduardo Paes, y el gobernador del estado de Rio de Janeiro, Claudio Castro. El mandatario estatal informó en rueda de prensa que «las medidas serán conversadas y definidas por los comités científicos del estado y del municipio, además de los funcionarios implicados en la logística«.

Entre los cambios acordados para su habilitación, se estipuló que se hará la típica exhibición de fuegos artificiales pero sin los shows musicales en la playa que solían formar parte del festejo, que en su última edición 2019/2020 reunió a unos dos millones de personas, entre turistas y brasileños. Tampoco habrá un esquema especial de transporte para trasladar al público hacia las playas, como era habitual, para esta vez impedir aglomeraciones.

El Reveillon comienza en la tarde o el anochecer de cada 31 de diciembre, cuando la gente se acerca a la playa de Copacabana -y otros puntos- con bebidas y comidas para pasar la última noche del año, en un clima festivo con baños en el mar y bailes al son de música que se emite por altoparlantes o grupos que arman batucadas espontáneas. Ya avanzada la noche, comienzan los espectáculos en los escenarios y a la cero del 1 de enero se desata un gran show de fuegos artificiales para recibir al Año Nuevo, con epicentro en los tres kilómetros y medio de la playa mencionada.

El espectáculo es seguido desde el mar por numerosas embarcaciones de diversos tamaños, como pequeños botes, veleros, grandes cruceros o lanchas de excursiones que ofrecen cenas de fin de año con tarifa especial para presenciar el festejo. Luego del show de fuegos artificiales y los números artísticos, la fiesta continua durante la madrugada y hasta el primer amanecer el año.

Antes del acuerdo entre los mandatarios de la ciudad y del estado, la fiesta estaba suspendida, en el marco de una ola de cancelaciones similares motivadas por la aparición de la cepa Omicron del Covid-19.  Más de 20 capitales estatales anunciaron que no celebrarán fiestas callejeras de fin de año por razones de salud pública.

Entre las ciudades que cancelaron los festejos callejeros están Aracaju, Belém, Brasília, Campo Grande, Cuiabá, Florianópolis, Fortaleza, Goiania, João Pessoa, Macapá, Maceió, Manaos, Natal, Palmas, Porto Alegre, Recife, Rio Branco, Salvador, São Paulo, São Luís y Vitória. En Florianópolis y Recife habrá fuegos artificiales pero -igual que en Rio- sin espectáculos musicales, en tanto el famoso carnaval carioca, programado para febrero de 2022, sigue en pie pero condicionado a la evolución de los indicadores sanitarios.- (CsM)

Share.

Comments are closed.