Preocupa al Ente Patagonia Turismo la violencia de «vándalos y agitadores sociales» en la región

0

El Ente Patagonia Turismo manifestó su preocupación por los hechos de violencia que se repiten en la región por parte de «vándalos y agitadores sociales«, con usurpaciones, agresiones a vecinos y daños a la propiedad pública y privada, en momentos del reinicio de la actividad turística. El organismo manifestó en un comunicado que «apoya de manera incondicional a las autoridades municipales, provinciales y nacionales en la búsqueda del restablecimiento del orden y la convivencia pacífica«.

El documento emitido por la Comisión Directiva del organismo representativo del sector oficial del turismo de las seis provincias patagónicas, con la presidencia pro tempore de Adriana Romero -secretaria de Turismo de La Pampa– fue emitido «ante la reiteración de los hechos de violencia acaecidos en la región«. El texto, que no adjudica responsabilidades de manera nominal, sólo sostiene que «los grupos de vándalos y agitadores sociales no son representativos de la mayoría de las comunidades residentes ni expresan un reclamo legítimo por la vía que corresponde«.

El Ente sostiene que «el turismo como actividad de paz, amistad, diálogo y convivencia de culturas, es uno de los puntales que habremos de consolidar para la recuperación de nuestro país en esta etapa de pandemia de la humanidad, en la que toda la ciudadanía realiza esfuerzos y sacrificios más allá de sus posibilidades, y debemos garantizar que ese esfuerzo no se vea empañado por acontecimientos como los antes mencionados«.

Como cierre de su llamado a la buena voluntad, la conducción del organismo dice confiar «en que prevalecerán el respeto a los derechos ciudadanos, el orden y el diálogo para la reconstrucción de una Argentina solidaria donde todas las voces puedan expresarse en paz y libertad«.

FOCOS DE VIOLENCIA

Si bien el documento de Ente Patagonia tampoco hace referencia puntual a los lugares donde suceden los hechos que denuncia, las ocupaciones y situaciones violentas afectan a las provincias de Río Negro y Chubut en áreas cordilleranas, y fueron generadas por grupos que se identifican con sectores mapuches que reclaman tierras por derecho ancestral. Los principales puntos de conflicto son en jurisdicciones de Villa Mascardi y El Bolsón, en territorio rionegrino, y en la comunidad chubutense de Cushamen.

Las ocupaciones afectaron tierras públicas y privadas, saqueos, daños, incendios y destrucción de propiedades de Parques Nacionales, de empresas, de dueños particulares y de la Iglesia Católica, además de cortes de rutas nacionales y provinciales. Autoridades locales y vecinos también manifestaron su preocupación por el daño ambiental, con la tala y quemazón de bosques milenarios, que además son patrimonio natural y recursos del turismo sustentable que lleva adelante la región.- (CsM)

Share.

About Author

Comments are closed.