El Año Nuevo Chino 4720, que comienza este martes 1 de febrero, fue celebrado en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) el domingo último, con un gran festejo al aire libre en el barrio de Belgrano, al que concurrieron miles de miembros de esa comunidad y otros vecinos porteños. La celebración del inicio del nuevo año lunar incluyó danza, música típica y moderna, gastronomía, artes marciales, charlas y exposiciones de diversos rubros, a cargo de chinos y argentinos, además de los tradicionales Desfile del Dragón Danza del León.

El festejo de la llegada del Año del Tigre de Agua tuvo lugar en la plaza Parques Nacionales Argentinos, en la zona de Bajo Belgrano, donde se viene realizando en los últimos años debido a la gran concurrencia que a mediados de la década pasada hizo que quedaran chicas las calles del denominado «Barrio Chino«, vecino a la estación Belgrano C del Ferrocarril Mitre, donde se hacía originalmente.

En tanto, la celebración a través de La Ruta China comenzó el jueves 28 de enero, con la partida del Bus Turístico de la Ciudad, que durante 12 días recorrerá sendas estaciones por cada animal del zodíaco chino, y extenderá la fiesta dos semanas como en el país originario. La fiesta en el barrio de Belgrano fue organizada por la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la CABA, a través de la Dirección General de Colectividades, en conjunto con la Embajada de la República Popular China en Argentina y Phoenix Dorada International Media Company.

En el inicio oficial de la celebración hablaron el ministro de gobierno porteño, Jorge Macri;  la subsecretaria de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la CABA, Pamela Malewicz, y Yan Xiang Xing, director de la Asociación de Asistencia a Inmigrantes y Residentes Chinos en Argentina. Luego los tres participaron del tradicional pintado de pupilas de los dragones (que por una cuestión de traducción en Argentina se conoce como «pinchado» o «clavado»), que es el ritual por el cual se abren los ojos de los dragones para que despierten del sueño del invierno con la llegada de la primavera del calendario chino.

Durante el evento, que fue de acceso libre y gratuito, el público pudo deleitarse con los sabores tradicionales de esta cultura milenaria, mediante numerosos stands instalados en la plaza, con variadas comidas, bebidas y repostería. En otros puestos se ofrecían elementos chinos de decoración y feng shui, artesanías y prendas para llevar de recuerdo de la fecha, como camisetas con la bandera china y mascarillas anticovid alusivas al Año Nuevo.

Las  incontables banderas chinas y argentinas que agitaban los presentes, así como los pabellones de los dos países y de la Ciudad de Buenos Aires que decoraban el escenario, daban cuenta de la integración de ambas comunidades y culturas. Al pie del escenario un estandarte con ambas banderas celebraba el «50º Aniversario de las relaciones diplomáticas entre la República Popular China y la República Argentina», en ambos idiomas, y remataba con la frase «Juntos por un futuro compartido», también bilingüe.

Además de los bailes de leones chinos y los tradicionales dragones para augurar fortuna que desfilaron entre el público, pasaron por el escenario artistas de diversa índole y grupos de música y danza, tradicional y moderna, integrados por miembros de la comunidad china y argentinos amantes de esa cultura, así como chinos que interpretaban ritmos locales.

Entre estos últimos se destacaba Li Dong Dong, propietario de uno de los típicos mercados de esta comunidad en la Ciudad de Buenos Aires, pero conocido como «el chino cordobés» por su pasión por el cuarteto, quien cantó varios temas de ese ritmo en su castellano con acento oriental y fue calurosamente aplaudido. Luego sumó su alegría al masivo baile de despedida en el escenario.

 

Pasadas las 19, para el cierre de la celebración de la llegada de este año lunar, los dragones hicieron una nueva pasada entre el público -que tocaba sus colas para tener suerte y prosperidad durante el 4720 -como asegura la tradición- y luego hicieron su danza en el escenario, a lo que siguió un nuevo baile de los leones. Por último, se sumaron todos los artistas del canto y la música para  una gran despedida, mientras el público agitaba banderas chinas y argentinas en toda la plaza, aplaudía y tarareaba las pegadizas canciones en ambos idiomas.

Aunque en la convocatoria las autoridades exhortaban al público a respetar el distanciamiento social de dos metros ante la situación sanitaria planteada por el coronavirus, esto sólo se cumplió en el sector en torno al escenario, reservado para los participantes, organizadores, invitados y prensa. En el resto de la plaza la multitud se comportó como en cualquier otro evento multitudinario de los que se realizan en el país, apiñada como en épocas previas a la pandemia, aunque la mayoría sí cumplía con el uso de mascarillas tapabocas.

 

LA RUTA CHINA

En tanto, la celebración al estilo chino, que se extiende por dos semanas, continúa en la CABA con el evento de «La Ruta China», establecida como un festejo extendido desde hace cuatro años, debido a la masiva adhesión que generaban los festejos en el Barrio Chino. Esta modalidad contempla un recorrido en el bus turístico, decorado para la ocasión, un día por cada uno de los 12 animales del zodíaco chino, con paradas en sendas estaciones de la Ciudad y alrededores

El itinerario comenzó el 28 de enero, bajo el lema «Encuentro por un futuro de prosperidad«, con partida del bus desde el Barrio Chino, vecino a las barrancas de Belgrano, portando un dragón. Esa fue la Estación Buey, que correspondía al año lunar que finalizaba, y la ceremonia inicial incluyó las danzas del Dragón y del León.

Durante los días siguientes, el bus decorado con figuras de ese animal mitológico y alusivas a los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 -que se realizarán en Beijing- comenzó a recorrer sitios emblemáticos como museos y lugares vinculados a la cultura china, entre ellos el Templo Shaolin Argentina y el Instituto Confucio de la Universidad de Buenos Aires, para culminar el último día, dedicado al Tigre, en la Estación Tigre de esa comuna del conurbano bonaerense. En la noche del lunes último, como parte de las actividades de la Ruta China, el Obelisco fue iluminado de rojo, que es el color que identifica a ese país.

Para participar del recorrido de la Ruta China, que incluye actividades presenciales y virtuales, hay que inscribirse en el sitio https://rutachina.com/, donde se brinda información completa sobre el evento. 
Quienes participen dispondrán de un pasaporte que será sellado en cada estación y podrán ganar premios a través de sorteos durante las dos semanas en que en estas estaciones se recreará el ambiente festivo del Festival de Primavera de China, o su año nuevo, como se conoce en Argentina y otros lugares.- (CsM)

Share.

Comments are closed.